• Maria Paulina Bayona

Y ahora ¿qué hago?

Es común que cuando el cambio te llega de manera intempestiva, te sientas abrumad@ y un poco sorprendid@. Preguntas como ¿por qué a mi? surgen en la mente y se convierten en pensamientos repetitivos que taladran en nuestro interior.

Sin embargo, pocos cambios llegan sin antes haber lanzado sus alertas. De hecho, cuando llegan, por lo general expresamos "yo ya me lo venia oliendo" porque cuando los cambios se avecinan, casi siempre el sexto sentido se activa para avisarnos que estos se encuentran próximos a llegar; desafortunadamente, lo más frecuente es que pocas veces lo usemos, le demos la validez que tiene y le hagamos caso. Más bien, lo ahogamos en múltiples explicaciones lógicas y racionales de por que eso que estoy intuyendo, está solo en mi mente.

Cuando revisamos de nuevo esas alertas que obviamos y aprendemos de ellas y de lo que nos quisieron decir, es cuando empezamos asimilar las lecciones aprendidas y evolucionamos en cómo abordar los cambios en nuestra vida.

La mayor parte de los cambios no llegan

sin golpear. Los cambios nos avisan su arribo y somos nosotros quienes no sabemos darles la bienvenida y neutralizar su invasión en nuestra vida.


4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El Liderazgo 4.0 se pinta de Longanimidad

Feliz 2021. Si en este año estas pensando avanzar a "otro nivel" en tu Liderazgo, aqui te dejamos el camino que creemos marcará la diferencia. Si quieres más información sobre nuestros Programas abier